No hay conocimiento secreto que haya sido tan cuidadosamente guardado como los fragmentos de las enseñanzas herméticas, los cuales han llegado a nosotros a través de los siglos transcurridos desde los tiempos del gran fundador Hermes Trismegisto, “el elegido de los dioses”, el cual murió en el antiguo Egipto cuando la raza actual estaba en sus albores.

Hermes fue y es considerado el Gran Sol central del ocultismo, cuya luz ha iluminado los conocimientos que han sido impartidos desde entonces.

Todos los fundamentos de las enseñanzas esotéricas que en cualquier tiempo han sido transmitidas a la raza humana parten de las formuladas por Hermes.

Esta filosofía ha sido dirigida con el fin de sembrar la gran verdad-semilla, la cual se ha desarrollado y germinado en las formas mas diversas. Dicha verdad enseñada por él, ha sido preservada intacta en su pureza original por un grupo de hombres en cada época, los cuales, haciendo a un lado a los aficionados y estudiosos superficiales, siguieron el proceder hermético y transmitieron su conocimiento a aquellos pocos que estaban preparados para comprenderlo y dominarlo.

De los labios a los oídos fue cómo se transmitió este conocimiento entre esos pocos escogidos… Hoy, compartimos este legado de sabiduría con ustedes.

Education Template